Monday, August 18, 2008

Día 1. El Perdón

Para aquellos que deseamos comprender, conocer y obedecer a Jesús es fundamental meditar y orar acerca del perdón. Jesús entrego su vida para el perdón de nuestros pecados.

¿Cómo me transforma esta noticia?
Si yo he sido perdonado, ¿Cómo debería de perdonarme a mí y a los demás?
¿Qué papel juega el perdón en mi vida?
¿Con que frecuencia lo otorgo y con qué frecuencia lo pido?

Aqui tienes algunas de las escrituras que hablan acerca del perdón.

Nehemías 9:17

Se negaron a escucharte;
no se acordaron de las maravillas
que hiciste por ellos.
Fue tanta su terquedad y rebeldía
que hasta se nombraron un jefe
para que los hiciera volver
a la esclavitud de Egipto.
Pero tú no los abandonaste
porque eres Dios perdonador,
clemente y compasivo,
lento para la ira y grande en amor.

Reflexión y Oración

El profeta Nehemías nos revela que Dios perdona, es clemente, compasivo, lento para la ira y grande en amor. Durante el día me enfrentare con circunstancias, eventos y personas que causaran molestia, desagrado o incluso ira en mí. Dios tú conoces mi naturaleza, ayúdame a buscar tu rostro, ayúdame a caminar a tu lado. Has que en mi crezca un espíritu que perdona, clemente, compasivo, lento para la ira y grande en amor. Abre mis ojos y ayúdame a comprender que puedo ser un excelente esposo, padre, profesional y empresario, sin necesidad de caer en la arrogancia, los enojos, gritos e insultos, la inclemencia y el rencor.

Salmo 86:5

Tú, Señor, eres bueno y perdonador;
grande es tu amor por todos los que te invocan.

Reflexión y Oración

Durante mi día ayúdame a pensar en ti y en tu hijo Jesús. Ayuda a que mi mente no solamente se concentre en el dinero, los negocios, las deudas y las otras muchas cosas que suelo pensar. Ayúdame a detenerme frecuentemente y ver a mí alrededor algo que me recuerde tu bondad y grandeza. Ayúdame a invocarte con un corazón noble, humilde y autentico.

Salmo 99:8

Señor y Dios nuestro, tú les respondiste;
fuiste para ellos un Dios perdonador,
aun cuando castigaste sus rebeliones.

Reflexión y Oración
Dios ayúdame a comprender que aun cuando goce de tu perdón viviré las consecuencias de mis acciones. Ayúdame a comprender que otro de tus atributos es la justicia. Dame la inteligencia, la sabiduría y la humildad para reflexionar, para preguntarme que es lo que tú y tu hijo Jesús piensan o desean con respecto a algo en particular antes de que yo actúe.

Isaías 55:7

Que abandone el malvado su *camino,
y el perverso sus pensamientos.
Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios,
que es generoso para perdonar,
y de él recibirá misericordia.

Reflexión y Oración

Ayúdame Padre a no compararme con los otros, ayúdame a tener un corazón sincero, a ser humilde, obediente y a buscarte a ti. Ayúdame a no creerme bueno y por ende bajar la guardia y no estudiar tu Palabra, no reflexionar sobre mis inclinaciones, mis tentaciones, mi carácter. Tú me conoces, ayúdame a ver si en mi diario vivir estoy dando cabida a que la arrogancia, la indiferencia, el egoísmo, la avaricia, la lujuria, la pereza, la envidia, el rencor o la autocompasión sean parte de mi. Ayúdame a tener la humildad y el valor para perdonarme, pedir perdón, arrepentirme auténticamente y a cambiar.

Mateo 18:21-22

Pedro se acercó a Jesús y le preguntó:
—Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? —No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces—le contestó Jesús—.

Reflexión y Oración

Dios abre mis ojos para darme cuenta cuán importante es para ti que yo aprenda a perdonar de corazón. Para darme cuenta que entregaste a tu hijo único para que sufriera la muerte en la cruz para darme una nueva vida, una nueva alianza contigo. Ayúdame a perdonarme a mí, a los que amo y a los que no amo. Ayúdame a perdonar a mis enemigos, aquellos que me maldicen, me insultan, me engañan, me roban o me lastiman. Ayúdame a ser humilde y a pedir perdón de corazón.

Lucas 7:47-48

Por esto te digo: si ella ha amado mucho, es que sus muchos pecados le han sido perdonados. Pero a quien poco se le perdona, poco ama. Entonces le dijo Jesús a ella:
—Tus pecados quedan perdonados.

Reflexión y oración

Jesús, ayúdame a conocerte y a amarte. Mucho te criticaron por acercarte a recaudadores de impuestos y prostitutas. Ayúdame a no ser arrogante y creerme mejor que los demás. Ayúdame a reconocer las muchas maneras en las que te he ofendido a ti y a los demás. Ayúdame a comprender que ante la pureza y perfección tuya y de tu padre tanto peca el que miente, como el que roba, mata o viola. Arráncame la arrogancia y ayúdame a que de corazón pueda comprender que ante Dios y ante Jesús yo no soy mejor que nadie.

1 comment:

Alex said...

Es un gran reto este primer día. Parece tan fácil perdonar; a veces tan trivial como el simple uso de la palabra..."perdón".
Pero perdonar de raíz y de corazón implica arrancar sentimientos que pueden estar enraizados. No es sólo cortar del tallo y asumir que no volveremos a retomar aquellos sentimientos que en algún momento nos generaron rencor o hasta odio por esa persona.
Pienso que perdonar de raíz es todo un procedimiento del cual no somos expertos. Por eso creo importante escuchar a Dios y a todos ustedes y aprender la verdadera técnica del perdón.
Por otro lado, es mucho más fácil perdonar a quienes sabemos que nos quieren. De ellos entendemos que existe un vínculo que nos une y que vale la pena mantener.
Perdonar a quien nos ha lastimado y con quien tenemos poca afinidad no es fácil. Es más fácil exiliarlos y enviarlos al equipo contrario, alimentando nuestra ira e inseguridad y polarizando nuestros sentimientos. Así suena más fácil justificar nuestras frustraciones, limitaciones y errores.
Perdonar a quien no es cercano y hacerlo de raíz es mi reto y claramente necesito "a little help from mi friends"